(…) Y sentí una premonición ya conocida:
preludio del más grande y azul de los crepúsculos.
No era mi propio ser,
sino el rey de las corrientes y los vientos,
gran visir de los médanos y arenas,
aquí en mi soberana soledad

Luis Zalamea Borda (via villings)

Reblogueado desde villings

#facebooklike { position: fixed; bottom: 5px; right: 5px; } free counters contador de visitas